Archivo para la categoría Crónicas de Indias

El concepto de autoridad en la «Historia» de Gonzalo Fernández de Oviedo

Portada de la Historia de Gonzalo Fernández de Oviedo

Portada de la Historia de Gonzalo Fernández de Oviedo

“Es cosa difícil hacer las cosas viejas nuevas; e a las nuevas dar auctoridad; y a las que salen de lo acostumbrado, dar resplandor; a las obscuras, luz; y a las enojosas, gracia; e a las dudosas, fe”, avisaba Gonzalo Fernández de Oviedo, citando a Plinio, en las primeras páginas de su Historia (I: 10-11). El ambicioso proyecto de Oviedo se encontraba ante la dificultad de tratar de explicar “a todas las repúblicas del mundo” tanto el carácter radicalmente nuevo como “la amplitud e grandeza destos Estados que guardaba Dios a vuestra real corona de Castilla” (Historia, I: 10). Esta misma preocupación por la difícil credibilidad de sus descripciones e informaciones se había hecho presente también en el proemio del Sumario. En uno y otro lugar, Oviedo se presenta a sí mismo como una autoridad y se esfuerza a la hora de informarnos sobre las fuentes de esta autoridad, sobre los distintos elementos en los que él fundamenta el crédito que merece su obra. El marco del concepto de autoridad que Oviedo reivindica para sí en un contexto fundamentalmente retórico como el de los proemios será coherente con el que él aplique a otros a la hora de elegir las fuentes a partir de las que construir su relato.

La revista Hispanófila (University of North Carolina at Chapell Hill, EE.UU.) publicaba en su número 171 un trabajo en el que trato de mostrar cómo funcionan esas diferentes fuentes de autoridad en el que fuera el primer cronista de Indias:

Baraibar, Álvaro, «El concepto de autoridad en la Historia general y natural de las Indias de Gonzalo Fernández de Oviedo», Hispanófila, 171, 2014, pp. 45-57.

Jesús Carrillo, al estudiar al “Fernández de Oviedo historiador”, ha analizado espléndidamente cómo operan aspectos como el desarrollo de su actividad profesional, su pertenencia a la Casa Real o su condición de hidalgo a la hora de presentar su obra como investida de una autoridad superior a la de otras personas que también escri­bí­an sobre el Nuevo Mundo.[i] Por otro lado, Oviedo se presenta a sí mismo como un nuevo Plinio a la hora de acometer la labor de describir la naturaleza americana. Como hiciera aquel gran autor, Oviedo quiere escribir para su emperador la historia natural de las nuevas tierras descubiertas. Sin embargo, cuando el cronista acomete la labor de descripción de esa nueva realidad nos encontramos ante alguien que da un salto cualitativo y que se aleja de la autoridad de los clásicos, apostando claramente por la experiencia personal vivida como testigo de vista (ver el «Estudio preliminar» a mi edición del Sumario de Fernández de Oviedo).

El Nuevo Mundo representa una nueva realidad, desconocida hasta el momento y esto es algo que hace especialmente interesante estudiar cómo reaccionan quienes viajan a aquellas tierras y quieren describir lo que allí se encuentran. El espacio de experiencia y el horizonte de expectativas de los españoles que viajaron a las Indias Occidentales se encontraron con un mundo para el que no tenían explicación, con sociedades y naturalezas diferentes, con otros espacios de experiencia y horizontes de expectativa fruto de su particular devenir histórico, de sus tradiciones, de su forma de comprender el mundo y sus esperanzas de cara al futuro y lo que de él pudieran esperar. De la convivencia y contacto, difícil y violento en la mayor parte de los casos, de estos dos mundos irá surgiendo un nuevo espacio de experiencia americano, con su propia lógica y dinámica. Las fuentes de autoridad, contempladas desde esta perspectiva del espacio de experiencia y el horizonte de expectativa, sufrieron un reacomodo que resulta evidente ya en Gonzalo Fernández de Oviedo y que tendrá su desarrollo en los cronistas de Indias que escribieran posteriormente.[ii]

En este contexto, Oviedo acometió la labor de escribir el Sumario de la natural historia de las Indias y, de una forma más ambiciosa, la propia Historia general y natural de las Indias. Y no lo hizo como obras al margen de su labor escritora, anterior y posterior, más centrada en la península o como una nueva etapa que rompiera con lo precedente, sino como una parte más de la historia de la monarquía castellana, como una plasmación más, tal vez de las más importantes, de la gloria del imperio castellano. Se trataba en realidad de la elaboración de un discurso oficial, un relato, en el que el objetivo era insertar los nuevos territorios descubiertos en la historia de la monarquía castellana. Fruto del reacomodo de las fuentes de autoridad en ese nuevo espacio americano, las estrategias discursivas variarán y se adaptarán a la nueva realidad. Como veremos, Oviedo es un gran ejemplo de ello.

[i] Carrillo Castillo, Naturaleza e imperio (Aranjuez, Ediciones Doce Calles, 2004, pp. 31 y ss.), texto que sigo en muchos momentos de este y otros trabajos.

[ii] Sobre los conceptos de “espacio de experiencia” y “horizonte de expectativa”, ver Koselleck, Futuro pasado (Barcelona, Ediciones Paidós, 1993), y para una mirada sobre algunos cronistas del siglo XVI desde esta perspectiva, Baraibar 2011.

,

Deja un comentario

Hernán Cortés en la «Historia general y natural de las Indias» de Gonzalo Fernández de Oviedo

Hernán CortésLa imagen de Hernán Cortés ha sido objeto de múltiples lecturas, contradictorias entre sí en muchas ocasiones. El proceso de construcción del mito sobre los personajes históricos requiere de un proceso de análisis para tratar de identificar las razones de diversa índole que explican unas y otras interpretaciones en sus propios contextos históricos.

La Revista Complutense de Historia de América acaba de publicarme un trabajo en el que estudio una pequeña pero significativa parte de ese proceso de construcción del personaje de Cortés en la Historia de Gonzalo Fernández de Oviedo. El objetivo principal del artículo es analizar de qué modo el proceso de escritura de la crónica, así como las ideas del cronista incidieron en la forma en que el conquistador se nos muestra en la que fue la primera crónica de Indias.

Baraibar, Álvaro, «Hernán Cortés en la Historia general y natural de las Indias de Gonzalo Fernández de Oviedo», Revista Complutense de Historia de América, 40, 2014, pp. 139-154. DOI: http://dx.doi.org/10.5209/rev_RCHA.2014.v40.46346

La construcción del personaje de Cortés en la Historia de Oviedo camina paralelamente al proceso de escritura de la crónica. En la Historia encontramos una evolución en lo que a la imagen de Cortés se refiere que se ve influida por el contenido de las Cartas que Oviedo va trasladando al argumento de su libro 33 y por pasajes concretos e ideas que acuden a la mente del cronista. Según avanza el resumen que Oviedo hace de las Cartas de Cortés, la figura de éste como un excelente militar va cobrando la forma de un héroe y, así, Oviedo lo compara con grandes figuras legendarias. La primera idea de un Cortés desleal para con Diego Velázquez se verá mitigada en los capítulos en los que se impone claramente el conquistador, el héroe militar. Es cierto que el Descubrimiento no es un mérito que corresponda a Cortés y Oviedo incide en ello en más de una ocasión también como forma de resaltar la figura de Cristóbal Colón. Pero conforme avanza el libro 33, la imagen de Cortés como gran conquistador terminará por imponerse en el cronista madrileño y esto resolverá las dudas que podía haber sobre él con motivo de su deslealtad para con su superior. Y esto será así hasta que Cortés cometa el error de cuestionar la autoridad de Velázquez como legítimo representante del rey y se atreva a escribir al monarca sugiriéndole que él indagaría sobre el posible mal hacer de aquel y enviaría a Cuba a apresarlo si podía demostrarlo. Cortés podía ser un gran conquistador y gobernador de Nueva España, pero en Cuba “no tenía qué hacer”.

Tal vez podamos coincidir con Octavio Paz en la necesidad de que “el conquistador debe ser restituido al sitio a que pertenece con toda su grandeza y todos sus defectos, a la Historia”. El estudio quiere arrojar algo de luz sobre la elaboración del personaje que llevara a cabo Gonzalo Fernández de Oviedo, así como sobre algunas de las razones que le impulsaron a ello.

El trabajo forma parte de los resultados del proyecto HAR2012-31536, Discurso y poder, lengua y autoridad en el mundo hispánico (siglos XVI-XVII), subvencionado por el Ministerio de Economía y Competitividad.

, , ,

Deja un comentario

Chile como un «Flandes indiano» en las crónicas chilenas de los siglos XVI y XVII

Acceder al .pdf del artículopdf_logo

La idea de un nuevo Flandes o de un segundo Flandes o simplemente de otro Flandes apareció en diferentes momentos en el territorio de la Monarquía Hispánica referida a Aragón, Cataluña o Messina. El recuerdo de la guerra pervivió en el imaginario colectivo español más allá del final del conflicto, cuando Flandes era ya un aliado de la Corona española frente a Francia. Cuando en el desarrollo de la conquista de las Indias Occidentales Chile se convierta en el gran problema militar con motivo de la resistencia de los indígenas de la Araucanía, la idea de un segundo Flandes aparecerá también en tierras americanas.

Desde mediados del siglo XVI hasta el último tercio del siglo XVII las referencias que podemos encontrar en las crónicas chilenas a lo que Flandes representaba o simbolizaba para los súbditos de la Monarquía Hispánica van cambiando. La evolución que se produce desde la imagen positiva que encontramos en la frase “No hay más Flandes”, hasta la consolidación de la fórmula del “Flandes indiano” del jesuita Diego de Rosales nos habla de la influencia de la guerra en la construcción de una imagen de Flandes —y de Chile— por parte de los españoles.

Antes de que Rosales hablara de Chile como un “Flandes indiano” la mención al país andino como un nuevo Flandes había aparecido en dos crónicas religiosas —la del agustino Antonio de la Calancha y la del franciscano Diego de Córdoba Salinas— y en tres obras de Santiago de Tesillo que podríamos calificar como de contenido más político y militar. Al margen de las crónicas chilenas más tempranas, anteriores a la imagen misma de Flandes como el gran problema de la corona española, es importante tener en cuenta que la referencia, ya apuntada por el virrey del Perú, García Hurtado de Mendoza, en 1590, no hubiera encontrado eco en varias de las obras de finales del XVI y principios del XVII. No se trataba por tanto de una constante o una idea común, compartida por todos los historiadores de Chile.

Sin embargo, los ejemplos de esa identificación entre Chile y Flandes son lo suficientemente importantes como para pensar que se trata de una imagen recurrente, como lo era también en la península al hablar de Cataluña o las posesiones españolas en Italia.

La dureza de la guerra en la Araucanía, la prolongación de la guerra en el tiempo y su presencia constante en la vida chilena, la imposibilidad de encontrar un final al conflicto, el enorme coste económico que suponía para las arcas reales junto a otros aspectos más concretos como la presencia en el país andino de veteranos de la guerra en los Países Bajos, la constitución de un cuerpo de soldados que se estableció en la región de manera permanente y los intentos holandeses de aliarse con los araucanos y asentarse en la región fueron sin duda aspectos que propiciaron esa asociación de ideas entre Chile y Flandes. En el trabajo que acaba de publicarse he tratado de mostrar de qué formas se fue explicitando esa asociación y en qué contextos y con qué significaciones se plasmó. Se trata, sin duda, de un tópico, pero que cobra formas nuevas y que se llena de nuevos significados en contextos históricos y literarios diferentes.

Quedan muchas preguntas por resolver, pero espero haber mostrado al menos el proceso y los contextos en que Flandes se hizo presente en el discurso que se elaboró sobre el Reino de Chile en las crónicas de los siglos XVI y XVII.

Acceder al .pdf del artículo

, , ,

Deja un comentario

La edición de la «Relación de la jornada de Omagua y El Dorado» de Pedrarias de Almesto, en Open Access

Portada del libro de Pedrarias de AlmestoA finales del año pasado daba noticia de la publicación de mi edición de la Relación de la jornada de Omagua y El Dorado de Pedrarias de Almesto:

Almesto, Pedrarias, de, Relación de la jornada de Omagua y El Dorado, ed. Á. Baraibar, New York, IDEA, 2012. ISBN: 978-1-938795-88-6.

La Relación de Pedrarias de Almesto edita el texto que bajo el título Relación de lo que sucedió en la jornada que le fue encargada al gobernador Pedro de Orsúa, que se decía El Dorado y las muertes y daños que en ella hubo después que los tiranos lo mataron al gobernador se conserva en la Biblioteca Nacional de París con la signatura Ms. Esp. 325. Se trata de una copia del siglo XVI encuadernada en un volumen junto a otros textos de procedencias muy diversas. El manuscrito ocupa los folios 192r-203v de dicho volumen. La Relación propiamente dicha va del folio 192r al 202r y en los folios 202v a 203v se reproduce una copia —incompleta— de la carta enviada por Lope de Aguirre a Felipe II.

Cumpliendo con el compromiso con el Open Access de la Colección «Batihoja» del Instituto de Estudios Auriseculares (IDEA), una copia en .pdf del libro puede descargarse en

DADUN, Depósito Académico de la Universidad de Navarra (http://dspace.unav.es/dspace/handle/10171/29703)

o en mi perfil de Academia.edu: http://www.academia.edu/2202117/Pedrarias_de_Almesto_Relacion_de_la_jornada_de_Omagua_y_El_Dorado_ed._Alvaro_Baraibar

, , , , ,

Deja un comentario

A propósito de «Historia y ficción», el nuevo libro de Alex Coello de la Rosa

Portada de la Historia de Gonzalo Fernández de Oviedo

Portada de la Historia de Gonzalo Fernández de Oviedo

Alex Coello de la Rosa publicó el año pasado un nuevo libro centrado en la figura y producción de Gonzalo Fernández de Oviedo.

Coello de la Rosa, Alexandre, Historia y ficción. La escritura de la Historia general y natural de las Indias de Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés (1478-1557), València, Universitat de València, 2012, 170 pp.

Alexandre Coello de la Rosa ha dedicado una parte de su prolija producción historiográfica a estudiar diversos aspectos de la Historia de Gonzalo Fernández de Oviedo. Diez años después de que se publicara su De la naturaleza y el Nuevo Mundo: maravilla y exotismo en Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés (Madrid, Fundación Universitaria Española, 2002), el historiador barcelonés nos presenta otro libro centrado en el que fuera primer cronista de Indias. En esta ocasión, Coello se ha interesado por la forma en que Gonzalo Fernández de Oviedo construyó su discurso historiográfico y por la relación que su Historia establece entre la sincera búsqueda de la verdad histórica y las constantes e ilustrativas referencias a mitos, leyendas e imágenes propias de un contexto que podríamos considerar como más literario. Y todo ello con el evidente y manifiesto objetivo de justificar el Imperio castellano de Carlos V, el mayor que la historia había conocido gracias precisamente al descubrimiento del Nuevo Mundo.

El trabajo plantea, en última instancia, una reflexión sobre el oficio del historiador a la altura de la primera mitad del siglo XVI, así como sobre la relación entre Historia y Literatura en el contexto de las nuevas maneras del quehacer histórico renacentista. En las crónicas de Indias, género que da sus primeros pasos de la mano del propio Oviedo, tradiciones de carácter medieval convivían junto a lugares propios de la Antigüedad clásica y a una reivindicación de la experiencia como testigo de vista a la hora de conocer la verdad que escondía el Nuevo Mundo. La Historia de Gonzalo Fernández de Oviedo es un gran ejemplo de todo ello y un incomparable campo de experimentación de todas estas ideas.

Ver la reseña completa.

, , , ,

Deja un comentario

Autoridad y experiencia en Gonzalo Fernández de Oviedo: el caso de las Hespérides y Cristóbal Colón

Imagen de la portada del Sumario de Fernández de OviedoEn el Sumario (1526), primera de las obras de Gonzalo Fernández de Oviedo sobre las Indias, el cronista no utilizó ninguna referencia a mitos de la Antigüedad a la hora de explicar el Nuevo Mundo, su naturaleza o su fauna. Sin embargo, años después, en la Historia (en 1535 se publicó el primer volumen), Oviedo no pudo evitar una mirada mítica sobre América, al identificar las Antillas con las islas Hespérides (Fernández de Oviedo, Historia, vol. I, p. 13 y 17-20). En este curioso pasaje el cronista basó su interpretación en la obra de Annio de Viterbo, quien quiso legitimar las monarquías europeas y en particular la de los Reyes Católicos por medio de una obra, dedicada a estos últimos, en la que editaba a una serie de autores clásicos supuestamente perdidos durante mucho tiempo y hallados por él. Oviedo aceptó la autoridad de unos textos —que en otros momentos niega— porque le era útil para aportar argumentos en defensa de la propiedad castellana de las tierras americanas.

En la Historia hay diversos pasajes en los que Oviedo acepta la autoridad de otros autores con un sentido igualmente utilitario, sobre todo cuando la experiencia no podía proporcionarle pilares sólidos en los que sustentar y defender sus opiniones. En el caso que nos ocupa, Oviedo fuerza conscientemente el argumento para demostrar la propiedad castellana sobre las Indias y utiliza para ello, en una elaborada argumentación, autoridades como Aristóteles, Teophilus de Ferrariis, Eusebio, San Isidoro, Beroso…

Por otro lado, en Oviedo encontramos una segunda intención a la hora de identificar las Antillas con las Hespérides: reivindicar la figura de Cristóbal Colón. Para poder hacerlo Oviedo necesitaba demostrar que el descubrimiento de Colón no había sido una mera casualidad, sino que sabía exactamente a dónde viajaba y qué iba a encontrar. A pesar de ello, al referirse a Colón, Oviedo termina introduciendo nuevamente la variable de la experiencia, piedra angular de su discurso, cuando explica la cuestión de las Hespérides:

Así que, fundando mi intención con los auctores que tengo expresados, todos ellos señalan a estas nuestras Indias. E por tanto, yo creo que, conforme a estas auctoridades, o, por ventura a otras que, con ellas, Colom podría saber, se puso en cuidado de buscar lo que halló, como animoso experimentador de tan ciertos peligros e longuísimo camino. Sea esta u otra la verdad de su motivo: que por cualquier consideración que él se moviese, emprendió lo que otro ninguno hizo antes que él en estas mares, si las auctoridades ya dichas no hobiesen lugar (Fernández de Oviedo, Historia, vol. I, p. 20).

Oviedo, tras demostrar el conocimiento que Colón pudo tener de estas tierras más allá de las columnas de Hércules, duda de que éste hubiera sido el motivo que indujo al almirante a acometer su empresa. Oviedo se referirá líneas más adelante a que Colón pudo estar movido «por aviso del piloto (que primero se dijo), que le dio noticia desta oculta tierra, en Portugal o en las islas que dije (si aquello fue así), o por las auctoridades que se tocaron en el capítulo antes deste, o en cualquier manera que su deseo le llamase» (Historia, vol. I, p. 21). Y resalta el papel de la experiencia al calificar a Colón como un «animoso experimentador». Poco después, vuelve a incidir en la misma idea:

Cristóbal Colom fue el primero que en España enseñó a navegar el amplísimo mar Océano por las alturas de los grados de sol y Norte, e lo puso por obra; porque hasta él, aunque se leyese en las escuelas tal arte, pocos (o mejor diciendo, ninguno) se atrevían a lo experimentar en las mares, porque es sciencia que no se puede ejercitar enteramente, para la saber por experiencia y efecto, si no se usa en golfos muy grandes e muy desviados de la tierra (Fernández de Oviedo, Oviedo, Historia, vol. I, pp. 20-21).

En definitiva, el valor que Oviedo atribuye a la experiencia le lleva a resaltar la importancia de Colón al margen de que en algún momento alguien pudiera haber sabido algo de la existencia de las Indias. El almirante fue el primero que puso en práctica, que demostró con su propia experiencia una idea que alguien pudo transmitirle. El recurso a autoridades clásicas y medievales tiene en Oviedo en muchos casos una función más pragmática, utilitaria podríamos decir.

[Sobre este pasaje hablé en Coloquio Internacional “El bestiario de la literatura latinoamericana (el bestiario transatlántico)”, organizado por el CRLA-Archivos (Université de Poitiers – CNRS) y celebrado en Poitiers, 14 a 16 de octubre de 2009]

, , , , ,

Deja un comentario

La construcción de un espacio de experiencia americano en las crónicas de Indias del siglo XVI

Hace un tiempo hablaba, en este mismo lugar, sobre Reinhart Koselleck y los conceptos de «espacio de experiencia» y «horizonte de expectativas» aplicados a las crónicas de Indias del siglo XVI. El título del post era La construcción de un espacio de experiencia americano en el siglo XVI: siguiendo a Reinhart Koselleck.

El trabajo al que en aquel momento me refería está disponible en mi perfil de Academia.edu (http://unav.academia.edu/AlvaroBaraibar/), concretamente en la siguiente dirección: http://www.academia.edu/2508558/La_Naturaleza_en_el_discurso_indiano_la_construccion_de_un_espacio_de_experiencia_americano

Confío en que el texto sea de interés.

, , , , ,

Deja un comentario